• Decora con #parquet

    Decora con #parquet

    El suelo de parquet aporta gran belleza a cualquier estancia, y es que la madera siempre favorece cualquier tipo de decoración. Su colocación es ideal en el salón, comedor o dormitorios, estancias donde más tiempo pasamos cada día y por lo tanto... [...]
  • ¡Madera y blanco!

    ¡Madera y blanco!

    Los dueños de esta vivienda han sabido combinar la pureza y luminosidad del blanco, con la fuerte nobleza y calidez de la madera. ¿Cómo? combinando hasta el más mínimo detalle entre maderas y tonos neutros con los que el blanco se apropia de la luz que entra en la estancia. En este proyecto hemos realizado la instalación del suelo laminado largo... [...]

¿Cuál es la diferencia entre parquet y tarima flotante?

Diferencia entre parquets y tarimas flotantes

Para muchos esta puede parecer una pregunta cuya respuesta resulta evidente. Otros tantos quizá no se atrevan a reconocer que desconocen la diferencia. En cualquier de los casos, creemos que no está de más repasar o aclarar conceptos. Al fin y al cabo, es algo que deberemos tener bien claro a la hora de elegir el suelo de madera que se ajuste a nuestra estancia y a nuestras necesidades. En las siguientes líneas os vamos a explicar de la manera más sencilla posible cuáles son las principales diferencias que existen entre ambas opciones.

Lo primero que debes saber es que la pregunta que pone título a este post puede ser una pregunta trampa. En realidad, si hablamos de parquet estamos hablando de un tipo de suelo, mientras que si hablamos de tarima flotante a lo que nos referimos en realidad es a un tipo de instalación. Este es el concepto más importante que debemos aclarar antes de seguir con nuestra decisión. Dicho esto, pasemos a precisar: el parquet (como hemos dicho, un tipo de suelo), está formado por tablillas de madera que suelen tener aproximadamente 1cm de espesor. Su ancho y su longitud son, normalmente, variables, si bien como máximo alcanzan los 45 centímetros de largo. En este caso, todo el espesor de la tabla es de madera natural, por lo que nos aseguramos tener el material extraído de la naturaleza bajo nuestros pies (normalmente pino, roble o jatoba). Su instalación, claro está, también difiere de la de la tarima flotante. El parquet se instala sobre una solera que siempre tiene que estar bien nivelada, y para completar su instalación se termina acuchillando y barnizando las tablillas. Si lo deseamos, también podremos optar por el parquet sintético o laminado, que está formado por láminas de madera prensadas, sobre las que se pega una capa decorativa que imita la madera. Normalmente este tipo de parquets están protegidos por capas de resina de melanina que le proporcionan una mayor impermeabilidad y una mayor resistencia a golpes y arañazos.

Pasemos ahora a la tarima flotante. Efectivamente, no se trata tanto de un tipo de suelo sino de una manera de instalarlo. A diferencia del parquet, no va pegada sobre la solera, sino que como su nombre indica queda instalado de manera flotante sobre un suelo que estará perfectamente nivelado. Es decir, presenta la ventaja de poder instalarse sobre otro suelo o pavimento preexistente. Las tablas aquí van encoladas entre sí o unidas mediante click. Las características del suelo aquí también varían: las tarimas flotantes suelen tener un espesor de solo 14 milímetros, aunque la capa de madera noble en realidad suele tener solo 3 milímetros. La tarima flotante también ofrece muchas facilidades en la instalación, viene ya con el barniz de fábrica y tiene un mantenimiento muy sencillo. Además tendremos la posibilidad de elegir también una tarima flotante laminada o sintética, que ofrece una gran resistencia a la abrasión y una excelente relación calidad-precio. Con esta información, podremos elegir la opción que más nos conviene y prepararnos para renovar nuestros suelos con toda la ilusión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*